Labio y paladar hendido, problema asociado con síndromes de Down, Apert y Marfan

México D. F.- Durante el curso de actualización Manejo Interdisciplinario de Labio y Paladar Hendido, realizado hace unos días en el Instituto Nacional de Pediatría (INP), el doctor Carlos Ramos Herrera, pediatra adscrito a dicha institución, aseguró que el 50 por ciento de los niños con labio y paladar hendido pueden presentar otros síntomas asociados a esta condición, por ello es de suma importancia que el pediatra realice una exploración física minuciosa al recién nacido.

 

El doctor Ramos Herrera, especialista de la Clínica de Labio y Paladar Hendido del INP,  informó que existen más de 300 síndromes que guardan una estrecha relación con tal afección, pero entre ellos destacan los síndromes de Down, Apert y Marfan. El primero de ellos es quizás el más conocido; se trata de un trastorno genético responsable de retraso mental y ciertas deformidades físicas. Los pacientes afectados presentan un cromosoma de más en el par 21 (trisomía 21), característica que distorsiona el desarrollo normal del individuo.

 

Por lo que toca al síndrome de Apert, la principal característica de éste es la craneosinostosis (trastornos que consiste en el cierre prematuro de las suturas del cráneo), además de malformación en manos y pies, principalmente fusión de dedos (en huesos, piel o ambos). El síndrome de Apert provoca también la deformación de la cara, ocasionando que los ojos sean saltones y las mejillas muy planas. El tratamiento implica la realización de cirugías para separar la craneosinostosis y mejorar la apariencia facial.

 

El síndrome de Marfan es un trastorno generalizado del tejido conjuntivo, este padecimiento se manifiesta clínicamente en el sistema esquelético y cardiovascular, así como en los ojos.   

 

Se calcula que uno de cada 750 nacidos en el mundo presenta labio y paladar hendido. El doctor Ramos aseguró que esta malformación puede detectarse desde la semana 13 de gestación, mediante ultrasonidos de tercera dimensión.

 

Aunque el labio y paladar hendidos sólo pueden ser corregidos hasta después del nacimiento, es muy importante realizar el diagnóstico durante el embarazo, pues permite tomar acciones orientadas a mejorar la calidad de vida del niño, como preparar a los padres y brindarles información sobre las opciones terapéuticas para tratarlo y, lo más importante, agregó el especialista, para hacerles ver que es un tratamiento de largo plazo.

 

Del 2000 al 2005, la Clínica de Labio y Paladar Hendido del INP, ha registrado 410 casos con este problema, los cuales han sido atendidos de manera integral por distintos especialistas, como cirujanos plásticos y maxilofaciales, neurólogos, pediatras, audiólogos, terapeutas del lenguaje y psicólogos.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Cámara de Diputados organizó el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”

LaSalud.mx.- Al inaugurar el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”, la presidenta de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *