Imagen de la web

Industria farmacéutica evalúa que las vacunas y tratamientos contra COVID-19 sean seguros

Los ensayos clínicos son un tipo de investigación que estudia nuevas pruebas o tratamientos y evalúa sus efectos, así como sus resultados, en la salud de las personas que se ofrecen como voluntarios para participar en ellos, acorde con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Resultan ser uno de los recursos más valiosos para encontrar nuevas y mejores soluciones a problemas de salud con el fin de mejorar la calidad de vida de los pacientes. Los estudios clínicos abarcan cuatro tipos de pruebas: medicamentos o biológicos, conductuales, procedimientos quirúrgicos y dispositivos médicos.

En el desarrollo de un estudio clínico se identifican cuatro fases, que tienen que seguir un protocolo:

Fase I: se prueban nuevos medicamentos en grupos pequeños de personas, para evaluar rangos de dosis seguras e identificar efectos secundarios.
Fase II: se amplía el grupo de personas en las que se prueba, para seguir identificando efectos adversos.
Fase III: se extienden a poblaciones más grandes y en diferentes regiones y países.
Fase IV: se crece la población en la que se hace la prueba y se mantiene por un periodo de tiempo más largo.

Te puede interesar:

MSD trabaja en el desarrollo de una vacuna y un antiviral contra el COVID-19

Cada fase de un estudio clínico requiere de tiempo específico, por lo que “es difícil determinar el tiempo exacto para poner en el mercado nuevas terapias, depende de los avances que se generen con la investigación. Después de la parte teórica se necesitan hacer pruebas en pacientes vivos, por ello, todo depende de cómo avanzan las etapas”, destacó la Dra. Alexandra Barajas, Directora de Investigación Clínica en MSD México.

En materia de COVID-19 que representa un desafío global y requiere soluciones globales, los ensayos clínicos se han acelerado, al respecto, MSD tiene la intención de que cualquier vacuna o tratamiento que se desarrolle para esta pandemia sea ampliamente accesible y asequible a nivel mundial, se trabaja ahora para lograr este objetivo lo más rápidamente posible.
Entre las iniciativas científicas que tiene MSD para combatir el COVID-19 existen dos acuerdos para desarrollar vacunas contra el SARS-CoV-2, con Themis Bioscience, así como IAVI; y una colaboración de investigación para avanzar en el desarrollo de un novedoso candidato antiviral con Ridgeback Bio.

“El camino de la investigación clínica es un proceso que requiere mínimo de 10 años para lanzar una terapia o un tratamiento. En el caso de COVID-19, las distintas farmacéuticas están trabajando y analizando sus moléculas para acortar este periodo y contar con una solución para esta enfermedad”, señaló la Dra. Diana Guarneros de Regil, Directora Médica Asociada de Vacunas de MSD.

Aunque el reto de esta pandemia es inmenso, la ciencia y la colaboración triunfarán, como lo han hecho antes. Aunque no se pueda predecir cuándo se ganará esta batalla, MSD México confía en que la ciencia está de nuestro lado, que la colaboración ya está en marcha, y que juntos, prevaleceremos.

SGR

Te puede interesar:

México: de los países de la OCDE con mayor número de madres adolescentes

Acerca Redacción

También te puede interesar

Los ponderadores de calidad de vida abren la oportunidad para evaluar las tecnologías de salud en México

Cuando hablamos de salud no nos referimos solo a la ausencia de la enfermedad, sino …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *