Imagen de la web

Consecuencias sociales del estigma pueden resultar en efectos adversos para la salud

¿Puede el estigma ser un detonante de la respuesta tardía en un contexto de pandemia como el que vivimos a causa de la Covid-19? Por desgracia sí. Estigma fue originalmente un término griego usado para una marca permanente impuesta a los criminales, traidores o esclavos. Hoy, la misma palabra se utiliza para describir el proceso de discriminación contra personas con ciertos atributos físicos, conductuales o sociales.

Así lo explica un artículo publicado en The Journal of Infectious Diseases, en el que se destaca que el concepto de estigma ha permeado en el abordaje de la discapacidad, los aspectos sociales de las enfermedades mentales y la disparidad de raza y género en la atención de la salud. Además, los autores señalan que las consecuencias sociales del estigma pueden resultar en efectos adversos para la salud en general. Es una relación sociedad-salud imposible de romper.

Te puede interesar:

Día Mundial de la Seguridad del Paciente

Por ejemplo, el estigma que ha rodeado a enfermedades como la lepra o el SIDA, motiva que las personas se oculten, lo que retrasa la detección y el tratamiento temprano, favoreciendo la propagación de las enfermedades y sus consecuencias físicas, sociales y económicas. Si extendemos este fenómeno a las enfermedades infecciosas, el estigma se puede ver como un fenómeno biosocial en el que destacan cuatro elementos:

  • Obstáculos para la búsqueda de atención médica, lo que reduce la detección y el tratamiento tempranos.
  • La marginación social, que conduce a pobreza y negligencia.
  • Las poblaciones estigmatizadas y su desconfianza en las autoridades sanitarias.
  • El estigma social que puede distorsionar la percepción pública del riesgo de la enfermedad, lo que puede generar pánico entre la población y asignaciones de recursos equivocadas.

Esta reflexión y la emergencia de salud que atravesamos en todo el mundo por la Covid-19 nos obliga a ver al estigma no sólo como una consecuencia negativa de las enfermedades, sino como un factor que contribuye al crecimiento de una epidemia o pandemia. Todos podemos jugar un papel clave frente al estigma al reconocerlo para después, tomar acciones que contribuyan a fomentar la tolerancia, la confianza y la información por encima del miedo.

SGR

Te puede interesar:

México debe colocar dentro de sus prioridades de agenda pública al Sistema Nacional de Salud

Acerca Redacción

También te puede interesar

Cámara de Diputados organizó el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”

LaSalud.mx.- Al inaugurar el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”, la presidenta de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *