El cutting en niños y adolescentes se eleva 21% durante la pandemia

Las autolesiones son conductas intencionales que provocan daño en algún tejido corporal sin la intención de hacerse daño y van desde un pequeño pellizco en la piel, jalarse el cabello, rasguñarse, golpear la cabeza o puños contra la pared o algún objeto, quemaduras, cortes en la piel, el cutting.

Éste se realiza con objetos punzo-cortantes como tijeras, navajas o bisturís, sobre las capas superficiales de la piel en un principio y posteriormente se hacen de manera más profunda o grande. Se realizan en lugares del cuerpo que son poco visibles, generalmente en los muslos de las piernas y parte superior de los brazos, codos, rodillas, pecho o vientre. Se escogen estas áreas para evitar la vergüenza de que otras personas las noten, ya que se tiene plena consciencia de que está mal el hacerlo.

Es una acción llevada a cabo para aliviar o gestionar el dolor, ya que se carece de estrategias para lidiar y manejar con las emociones. La única manera que encuentran es esa, es una forma de liberar tensión y dolor emocional, aunque se sienta dolor físico.

La autolesión es una conducta constante, ininterrumpida y que va creciendo, es decir, se convierte en una adicción ya que segrega en el sistema nervioso sustancias que provocan confort y alivio. Ejemplo morderse la uña en un examen, no es autolesiva, es solo momentánea. No se genera un estímulo doloroso, no es consciente y no tiene una intención. El cutting es un dolor inmediato, repetitivo, existe la consciencia de hacerse daño, e incluso tienen sus objetos preferidos para hacerlo y buscan el espacio privado.

Es una conducta de origen multifactorial, que incluye los siguientes aspectos:

  1. Falta de reconocimiento, validación y buen manejo de emociones.
  2. Aspectos biológicos como una depresión, ansiedad, impulsividad, etc.
  3. Falta de apoyo en las personas del entorno; al menos así se vive.

Es mucho más frecuente en niños y adolescentes y en el sexo femenino. Las estadísticas hablan de una prevalencia entre los 9 a los 21 años, aunque hay pico entre los 9 y 14 años.  También se puede presentar en adultos, aunque es menos frecuente, pero con acciones más severas. A raíz de la pandemia el porcentaje de casos se elevó un 12% en México según la SSA. Este porcentaje es de casos reportados y atendidos en centros de salud; desafortunadamente hay casos no reportados o que son reportados bajo otro tipo de evento como un accidente y que podrían aumentar aún más las cifras.  Es un problema a nivel nacional e internacional que debe ser volteado a ver con mayor interés e impulsar acciones que lleven a la sensibilización, detección y prevención.

Te puede interesar…

El que sea un acto reiterado no necesariamente habla de negligencia por parte de los padres y familiares y conlleve a una sanción legal; es necesario ver los disparadores, hay que valorar de manera integral y ver si es resultado de alguna patología o alguna otra causa.

Es importante acudir con un terapeuta especialista en niños y adolescentes, que tenga experiencia en estos casos (autolesiones e ideación suicida).  Que se realice una valoración para determinar la causa y de ahí establecer el tratamiento integral, hecho a la medida para cada niño o adolescente.

Es recomendable no alarmarse en el momento en el que se descubren las autolesiones, en lugar de ello, hay que entablar una conversación con el hijo/a o en su caso alumno/a, para escucharlo/a con el corazón y la mente abiertos, sin juicios, críticas o regaños. Lo importante identificar lo que está sintiendo, sus pensamientos y poderlo ayudar a encontrar otras alternativas de solución. “Yo te amo a pesar de todo”, “Me importa lo que te pasa”, “Veo tu dolor, quiero ayudarte y cuentas conmigo”.

Si hay una negativa por parte del niño o adolescente a hablar, debemos brindarle espacios donde sienta la confianza para poderlo expresar y encontrar la ayuda necesaria, podría ser algún terapeuta, un adulto de confianza.

Es necesario estar informados para tener seguridad para la acción. El conocimiento desestigmatiza, rompe con los temas tabú, y brinda estrategias de afrontamiento en pro de la persona que está sufriendo y no encuentra una salida asertiva. 

Si te identificas con lo anterior o conoces a alguien que pienses que está en peligro, El SAP (Servicio de atención Psiquiátrica) y el Hospital J. N. Navarro cuentan con un centro de atención telefónica que brinda apoyo y orientación. La Línea de la Vida de los Servicios de Atención Psiquiátrica (SAP) 01 800 911 2000. Y en el caso del Hospital Psiquiátrico Infantil Dr. Juan N Navarro, sus teléfonos de atención a crisis son: 01 800 286 8805 de 08 a 20 horas y el 2458 7965 las 24 horas.

DZ

Para saber más…

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

#PonteEnMisZapatos, da el primer paso; iniciativa para sensibilizar sobre la parálisis cerebral

La Fundación Teletón,  APAC, I.A.P. Asociación Pro Personas con Parálisis Cerebral, Cerebros en Desarrollo y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.