El tabaco cobra la vida de más de 60 mil mexicanos cada año

El Día Mundial sin Tabaco, se celebra el 30 de mayo. El Instituto cuenta con una clínica especializada en el Hospital de Cardiología del CMN Siglo XXI.
 
Cada año, atiende a un promedio de 200 derechohabientes, de los cuales, hasta el 90 por ciento deja el cigarro de forma definitiva.
 
Las enfermedades relacionadas con el tabaquismo, definido como la adicción de un individuo al tabaco, cobra la vida de más de 60 mil mexicanos cada año; esto equivale a que diariamente fallecen 165 personas a consecuencia de este problema, señalan especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). El número de fumadores aumentó en 7 millones en los últimos 20 años, al pasar de 9 millones en 1998 a 16 millones en 2008.
 
Una de cada 10 muertes en el país, tiene como origen el tabaquismo y uno de cada tres mexicanos vive expuesto de forma involuntaria al humo del cigarro. El tabaquismo es factor determinante para desarrollar diversos tipos de cáncer, entre ellos, el de pulmón, mama, cérvico uterino, así como padecimientos que ponen en riesgo la vida como insuficiencia cardíaca y Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).
 
Ante este panorama y en el marco del Día Mundial sin Tabaco, que se celebra el 30 de mayo, el Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS, cuenta desde hace diez años con una Clínica de Atención al Fumador.
 
En conferencia de medios, el doctor Eliseo Espinosa Poblano, director de la Clínica, señaló que en este servicio cada año se atienden, en promedio, 200 derechohabientes, de los cuales, hasta el 90 por ciento deja el cigarro en forma definitiva, incluso, antes de finalizar las sesiones semanales que integran el programa.
 
Destacó que en nuestro país, el Sector Salud destina 29 mil millones de pesos anuales para atender los problemas relacionados con el consumo de tabaco; en el Instituto la cifra es cercana a los 10 mil millones de pesos.
La psicóloga Josefina Cortés Miranda, encargada de la Clínica, informó que en este servicio especializado se orienta al derechohabiente y a las familias de fumadores sobre los daños que causa el hábito del tabaco. Enfatizó que fumar un cigarro al día durante un mes ya se le considera una adicción.
 
Para poder ingresar a esta clínica, dijo, es necesario ser derechohabiente del Seguro Social, dependiente de la nicotina, no padecer enfermedades psiquiátricas ni orgánicas importantes y participar voluntariamente en el programa, que consta de nueve sesiones de tratamiento de 90 minutos cada una, dos veces por semana y tres post tratamiento, una vez al mes.
 
Cabe subrayar que en las mujeres fumadoras aumenta el riesgo de cáncer cervicouterino, de infertilidad, de complicaciones en el embarazo, parto y mortalidad de lactantes; en los varones, puede alterar la morfología de los espermatozoides y dañar su ADN, lo que aumenta el riesgo de aborto espontáneo y defectos congénitos; es además causa de impotencia y esterilidad.
 
Especialistas del Seguro Social afirman que fumar reduce los años de vida productiva por incapacidad o muerte prematura, también genera pérdidas económicas al reducir la fuerza laboral por enfermedad, produce ausentismo escolar por enfermedad repetitiva de las vías respiratorias y disminuye la calidad de vida en fumadores activos y pasivos.
 
Carmen Olga tiene 70 años de edad, fumó durante 52 años de su vida hasta 2 cajetillas al día; hace apenas siete meses logró poner fin a una adicción que le ha causado cáncer de piel, fatiga crónica y EPOC. “Pensé que no lo iba a lograr sola, agradezco a los médicos del IMSS por haberme ayudado a superar mi problema; a los jóvenes que no han fumado les digo que ni siquiera lo intenten, es algo absurdo y que atenta contra su vida”.
 
Finalmente, el doctor Marcos Pérez Gámez, médico internista del Hospital General de Zona Número 1 “Venados” del IMSS, indicó que la edad en que los menores comienzan a fumar se ha reducido año con año, ahora los niños fuman su primer cigarro desde los 9 años de edad; más del 50 por ciento de las personas que fumaron por primera vez, lo hacen entre los 15 y 18 años.
 
Resaltó que abandonar el hábito del tabaco genera cambios a la salud desde los primeros 20 minutos en que se deja de fumar, momento en que se logra normalizar la presión sanguínea, el ritmo cardíaco y la temperatura de pies y manos. En cinco años se reduce a la mitad el riesgo de cáncer en boca, esófago y vejiga; en diez años, se reduce hasta en 50 por ciento el riesgo de cáncer pulmonar.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Cámara de Diputados organizó el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”

LaSalud.mx.- Al inaugurar el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”, la presidenta de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *