Movimientos y expresiones involuntarios pueden incapacitar

Este padecimiento de origen neurológico es también conocido como “Enfermedad de los Tics” y afecta principalmente a niños.
 
Expresión involuntaria de sonidos, parpadeo constante, guiñar los ojos o realizar movimientos bruscos; son algunos síntomas que caracterizan al síndrome de Tourette. De acuerdo a especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), este trastorno afecta al 2 por ciento de la población a nivel mundial.
 
Dicho padecimiento de origen neurológico es también conocido como “Enfermedad de los Tics”, y se presenta generalmente en la infancia, a partir de los 5 años de edad. En la mayoría de casos es transitorio, sin embargo, hay individuos en los que se vuelve un trastorno crónico que puede llegar a incapacitarlos por el resto de su vida.
 
El doctor Darío Rayo Mares, neurólogo del Hospital de Pediatría de Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI, comentó que en la mayoría de los niños en edad escolar los tics son temporales y surgen como una respuesta emocional en épocas de estrés, tensión familiar o social; no obstante, los infantes con síndrome de Tourette ven interrumpida su socialización y muchas veces son rechazados.
 
Rayo Mares indicó que los tics se dividen en simples y complejos, los primeros pueden ser: parpadeo, muecas, gestos con la boca, morderse los labios, toser y hacer succiones o chasquidos.
 
En tanto que, los complejos llevan implícitos rasgos de personalidad: gestos relacionados con el aseo, saltar, pisotear, movimientos exagerados de cuello o manos, imitación de las personas, repetición espontánea e involuntaria de sílabas o palabras y pronunciación de frases fuera de contexto.
 
El también neurólogo pediatra explicó que en el Seguro Social la detección de este padecimiento se realiza a través de tomografías, resonancias magnéticas y electroencefalogramas, para descartar otros trastornos. El diagnóstico lo realiza un psiquiatra o neurólogo y se basa en la observación de los síntomas y en el estudio de la historia familiar.
 
Indicó que, hasta ahora no se ha encontrado al gen responsable del problema, pero se sabe cuáles son sus efectos; se desencadena por la sobreproducción de neurotransmisores o sustancias que son empleadas en la comunicación entre las neuronas; concretamente, se habla de químicos como dopamina, serotonina y noropinefrina.
 
Recalcó que estudios recientes muestran que una persona con síndrome de Tourette tiene 50 por ciento de probabilidad de heredar este trastorno a sus hijos.
Subrayó que el IMSS cuenta con personal calificado como: neurólogos, psiquiatras y psicólogos, para hacer un abordaje multidisciplinario del paciente; sobre todo si se considera que generalmente este mal viene acompañado de enfermedades alternas como depresión, hiperactividad, trastorno obsesivo-compulsivo y baja autoestima.
 
El tratamiento que brinda el IMSS es farmacológico, por medio de neurolépticos, medicamentos que disminuyen la hiperactividad y antidepresivos. Cabe señalar que no elimina los síntomas pero sí los atenúa en un 85 por ciento.
 
 “Es importante que los padres estén atentos de los síntomas, ya que al principio de la enfermedad pueden pasar desapercibidos. Los actos repetitivos aparecen a cualquier hora del día y sin que haya relación con las actividades que realiza la persona o el lugar donde se encuentra”.
 
Finalmente el especialista explicó que el paciente con síndrome de Tourette puede reprimir sus tics algunas veces, incluso durante horas, pero después de cierto tiempo busca un lugar apartado donde le sea posible expresar sus síntomas.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

El Tecnológico de Monterrey celebra la Semana de la Dignidad Humana

El Tecnológico de Monterrey conmemora la Semana de la Dignidad Humana: El Diálogo al Centro …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *