El 40 por ciento de quienes acuden a consulta en audiología son mayores de 60 años con problemas de sordera.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con la Unidad para la atención de problemas de audición más grande de México, ubicada en el Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, en la que cuatro de cada 10 pacientes que acuden a ella tienen más de 60 años y presentan dificultades para oír, lo que disminuye su calidad de vida.
 
El doctor Jorge Eduardo Ramírez, jefe del Servicio de Audiología y Otoneurología del Hospital General del CMN La Raza, explicó que al mes otorgan un promedio de mil 200 consultas de primera vez. Precisó que males crónicos como diabetes, hipertensión, alteraciones endocrinas, a los que se suma la constante exposición al ruido, predisponen la aparición temprana de estos síntomas.
 
Comentó que al derechohabiente que llega a esta Unidad se le realiza una exploración física, historia clínica y un estudio de audición que comprende: examen de capacidad de escucha de tonos y audiometría, así como otro con el analizador del oído medio, que permite ver si existe inflamación en la trompa de Eustaquio.
 
El especialista del Seguro Social aconsejó acudir al médico y realizarse una evaluación de los oídos después de los 40 años. Si hay indicación para usar algún auxiliar auditivo eléctrico, éste debe ser autorizado y contar con el pleno consentimiento del audiólogo, que esta capacitado para programar específicamente estos aparatos. 
 
Añadió que en este Servicio laboran 9 médicos especialistas utilizando equipo de alta tecnología como cámaras sonoamortiguadas para audiometría y electromistagmógrafo (para detectar trastornos en el equilibrio), lo que hace que esta Unidad del Instituto sea única en el país.
 
Fue la primera en aplicar el estudio Potenciales Evocados de Estado Estable para determinar el umbral auditivo de los niños, a través de fluctuaciones eléctricas generadas en el sistema nervioso del pequeño, lo que permite evaluar la función auditiva.
 
Jorge Eduardo Ramírez destacó que a nivel mundial, más del 80 por ciento de las personas de la tercera edad desarrollarán algún grado de disminución auditiva o prebiacusia (sordera neurosensorial), debido al proceso degenerativo normal del organismo, lo que ocurre más en hombres que mujeres en proporción 2 a 1.
 
Los problemas más comunes en los adultos mayores son el zumbido de oídos y la pérdida de comprensión de palabras, es decir, el paciente escucha pero no entiende todo lo que se le dice, ya que disminuye la capacidad de captar las frecuencias agudas de sonido.
 
El audiólogo del IMSS especificó que el silbido de oídos, conocido como tinnitus o acúfenos, ocurre por una lesión coclear debida al desgaste de los nervios óticos que dejan de conducir el sonido con la misma eficiencia.
 
El acúfenos se manifiesta como un ruido similar al que hace una olla de presión cuya intensidad está relacionada en forma directa con el tamaño de la lesión. Esto origina ansiedad e irritación, haciendo que el anciano se sienta incomprendido, segregado y termine por dejar de participar en la sociedad.
 
Finalmente, el especialista del Seguro Social indicó que si los problemas de audición se atienden a las pocas semanas de su aparición es posible controlarlos, pero si el paciente acude al médico meses o incluso años después de que iniciaron, se volverán irreversibles.
 

Acerca Redacción

También te puede interesar

Cámara de Diputados organizó el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”

LaSalud.mx.- Al inaugurar el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”, la presidenta de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *