Hipertensión Arterial Pulmonar (HAP), enfermedad de difícil diagnóstico

La Hipertensión Arterial Pulmonar (HAP) es un padecimiento de difícil diagnóstico debido a que sus síntomas, en la primera etapa, se confunden con otras enfermedades.  Ello provoca que no se le dé la debida atención y el tratamiento adecuado al paciente, agravando su condición ya que es un padecimiento crónico degenerativo y de alta probabilidad de muerte. 

Los médicos indicados para tratar este padecimiento son cardiólogos y neumólogos, por lo que es recomendable acudir a centros especializados como el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez para encontrar a especialistas en HAP, capaces de identificar con mayor certeza el padecimiento.  

Los síntomas más representativos de esta enfermedad son:

  • Disnea (dificultad para respirar)
  • Síncope (o desmayos)
  • Fatiga al realizar actividad física
En este sentido, el doctor Tomás R. Pulido Zamudio, médico adscrito al departamento de Cardio-neumología del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, indicó en conferencia de prensa que %u201Cla HAP se manifiesta como una condición física que impide un adecuado flujo de sangre hacia la arteria pulmonar. Ello provoca dificultad para respirar e incluso -en su última etapa- impide actividades elementales como caminar%u201D. 

%u201CSi tomamos en cuenta los datos de incidencia y prevalencia reportados en el mundo, en México se estima que el número de pacientes que podrían padecer la enfermedad es de 5 mil personas, las cuales no han sido aún diagnosticadas%u201D, agregó el doctor Pulido. 
Esto se debe a que la HAP no sólo es una enfermedad congénita, sino que puede estar asociada a otros padecimientos como el VIH, Lupus, Esclerodermia o enfermedades cardiacas congénitas, e incluso se puede presentar como una consecuencia al consumo de fármacos para reducir de peso o de drogas ilícitas como la cocaína. 
Para su tratamiento se requiere de medicamentos específicos que ayuden a detener el deterioro clínico y mejoren la calidad de vida y supervivencia del paciente, y que no sólo mitiguen algunos síntomas como ocurre con los tratamientos convencionales que son aplicados actualmente en las instituciones de salud mexicanas.  

Por ello resulta importante hacer más accesibles los tratamientos especializados para la HAP a todo público; incluirlos en el cuadro básico permitirá ofrecerlos en los centros de atención del sector salud y así contribuir a mejorar su nivel de supervivencia y de calidad de vida. 
 
Además, al suministrar este tipo de medicamentos se disminuye considerablemente los costos de atención a pacientes que requieren hospitalización prolongada en terapia intensiva, siendo un beneficio tanto para el paciente como para las instituciones de salud.   

A este respecto, el médico psiquiatra Roberto Aron, quien desde hace cuatro años se le diagnosticó Hipertensión Arterial Pulmonar, expresó: %u201CEs urgente que los medicamentos específicos para HAP se incluyan en las instituciones de salud del país, considerando el costo-beneficio que ello representa.  El precio por la internación diaria en terapia intensiva de un paciente con HAP equivale a recibir un mes de tratamiento específico%u201D. 

Con este ejemplo, el doctor Aron explicó que más allá del ahorro económico lo relevante es que un medicamento adecuado como el tratamiento oral que él recibe, da la oportunidad a un paciente de detener su deterioro clínico y mejora su calidad de vida. 

%u201CEl tratamiento de la Hipertensión Arterial Pulmonar no es únicamente farmacológico, se necesita un abordaje integral: Social, Económico y Emocional%u201D, señaló: Martha Arenas, representante de la Asociación Mexicana de Hipertensión Pulmonar y madre de una pequeña de 14 años con HAP. 

Dentro de este marco se presentó Tracleer®/Bosentan, el primer tratamiento oral aprobado en el mundo para pacientes con Hipertensión Arterial Pulmonar (HAP), que además cuenta con evidencia científica de su efectividad, así como en su perfil de seguridad y tolerabilidad probada en más de 60 mil pacientes tratados alrededor del mundo.  

Tracleer®/Bosentan es recomendado como medicamento de primera línea en pacientes con Hipertensión Arterial Pulmonar (HAP) que no responden a la aplicación de medicamentos convencionales como los anticoagulantes o antagonistas del calcio. 

%u201CPor las características de la HAP, es importante contar con un medicamento especializado como Tracleer®/Bosentan  y hacerlo accesible a la población en general, ayudando a detener el quebranto clínico del paciente, evitar su internación y por consecuencia, mejorar visiblemente sus probabilidades de supervivencia y de calidad de vida%u201D. Declaró Graciela Stoll, Directora de Actelion México. 

Actelion es un laboratorio bio farmacéutico dedicado al desarrollo de importantes e innovadores tratamientos moleculares para combatir enfermedades raras que a la fecha no han podido ser controladas y han sido poco exploradas por las grandes compañías farmacéuticas, por falta de rentabilidad. 

Como parte de su campaña de concientización sobre el HAP, Actelion ha puesto a la disposición de todas las personas el teléfono 01-800-6814427 en donde especialistas médicos pueden asesorar al público sobre esta enfermedad. 

Dentro de la presentación de este medicamento especializado, los representantes de Actelion comentaron que aunado al difícil diagnóstico, la gran mayoría de los pacientes con HAP son tratados con medicamentos convencionales que no ofrecen ninguna mejoría en su salud a largo plazo, pues no detienen la enfermedad y sí disminuye la calidad y pronóstico de vida.  

De acuerdo con los especialistas los pacientes que reciben tratamientos convencionales sólo tienen un promedio de vida de 2 a 3 años, sin mejoría en su calidad de vida.   
En cambio la evidencia científica de Actelion muestra que a los 6 meses de tratamiento con Tracleer Bosentan, los pacientes con HAP mejoran su capacidad de esfuerzo y movimiento, incrementando el tiempo de marcha o movimiento sin sentir la falta de aliento, común en quienes padecen esta enfermedad, y por ello mejora su supervivencia y su vida cotidiana. 
 
A ocho años de su lanzamiento en el mercado internacional, Actelion ha registrado que los pacientes que desde hace ocho años toman el medicamento han logrado sobrevivir la enfermedad y mantener su calidad de vida. 

Aunque no hay una cura para la HAP, Tracleer® / Bosentan ayuda a mejorar el flujo de la sangre, y disminuir la presión anormalmente alta en las arterias ubicadas entre el corazón y los pulmones, motivo por el cual se originó la enfermedad.   

Es así que la diferencia entre un tratamiento convencional y uno específico es el nivel de supervivencia y la calidad de vida del paciente con Hipertensión Arterial Pulmonar. 

Acerca Redacción

También te puede interesar

Cámara de Diputados organizó el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”

LaSalud.mx.- Al inaugurar el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”, la presidenta de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *