Incrementan los casos de depresión en adolescentes ante la situación de crisis

En los jóvenes es cada vez más común este padecimiento

La depresión es una patología que orilla a la persona a caer en una situación de tristeza, aislamiento y enojo

La
especialista del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud
(CICS), Unidad Santo Tomás, Amalia Gómez Cotero, sostuvo que según los
resultados de la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica,
realizada en el 2004, el 2 por ciento de la población, es decir, 2
millones de personas, tuvieron por primera vez un episodio depresivo
mayor antes de los 18 años.

 

 %u201CLa
difícil situación de crisis que enfrenta el país repercute de manera
significativa en el aumento de casos de adolescentes que padecen
depresión%u201D, reconoció la profesora e investigadora del Instituto
Politécnico Nacional.

 

%u201CA
lo largo de la vida hay dos picos en el número de casos de depresión
mayor que se presentan anualmente, a los 17 y a los 35 años. Esto
significa que en estas edades, por razones aún no aclaradas del todo,
hay mayor riesgo de que se viva un episodio depresivo%u201D, acotó.

 

Explicó
que la depresión en adolescentes se torna cada vez más común, toda vez
que, ante los tiempos difíciles, los jóvenes advierten un futuro no muy
prometedor y si su angustia y enojo no son tratados a tiempo, los
sentimientos de frustración y rencor se acumulan y generan algún tipo
de depresión.

 

La
psicóloga Gómez Cotero destacó que al término de la adolescencia es
común que los jóvenes comiencen el proceso de separación de los padres
y busquen su independencia y autonomía, pero al no contar con los
recursos para hacerlo se produce depresión. %u201CTambién es muy común que
los adultos padezcan este trastorno, porque como jefes de familia ya no
tienen los mismos recursos para ofrecer estabilidad económica y
emocional a su familia%u201D, refirió.

 

La
depresión -dijo- es una patología que orilla a la persona a caer en una
situación de tristeza, aislamiento y enojo, por el enfrentamiento de
una pérdida material o afectiva que provoca agresión e incluso puede
degenerar en violencia hacia la sociedad o hacia la misma persona.

 

%u201CLas
pérdidas más comunes pueden ser en el ámbito material, es decir, el
desempleo y una situación económica difícil que impida cumplir metas
personales; en la parte afectiva puede ser un divorcio o la muerte de
un ser querido%u201D, indicó

 

La
depresión -expuso- puede también ser originada por un desequilibrio en
los neurotransmisores, como la dopamina y la serotonina, sustancias
localizadas en las células del cerebro y de todo el sistema nervioso,
que si se producen en mayor o menor cantidad puede crear una depresión
seria.

 

%u201CExisten
muchos tipos de depresión, desde leve, donde el sentimiento de tristeza
es muy recurrente y la persona busca el aislamiento, hasta depresión
psicótica, cuando la persona se desconecta por completo de la realidad
y empieza a haber alteraciones en la percepción, visiones extrañas y
alucinaciones, que generalmente vienen acompañadas de un sentimiento de
rechazo y falta de cariño; para tratar este tipo de depresión es
forzoso medicar al paciente%u201D, aseveró.

 

Gómez Cotero manifestó que de acuerdo  con
el nivel de depresión que el paciente presente, se le pude recetar un
antidepresivo o ansiolítico para que esté más tranquilo, duerma bien y
poco a poco empiecen a disminuir los síntomas. %u201CAdemás de los
medicamentos, es necesaria una terapia para que el paciente procese el
enojo y la frustración%u201D, subrayó.

 

%u201CCuando
este padecimiento no se trata a tiempo, genera un fuerte sentimiento de
inadaptación que se manifiesta con enojo, tristeza y aislamiento, como
respuesta al enojo acumulado se genera la agresión hacia el mundo
externo%u201D, aseguró.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

El Tecnológico de Monterrey celebra la Semana de la Dignidad Humana

El Tecnológico de Monterrey conmemora la Semana de la Dignidad Humana: El Diálogo al Centro …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *