Se recomienda que los padres estén atentos a sus hijos para evitar el bullying.

El
bullying es el maltrato físico y/o psicológico deliberado y continuado que
recibe un niño por parte de otro u otros, quienes asumen frente a él
comportamientos crueles e inhumanos, con el objetivo de someterlo y asustarlo,
a fin de conseguir algún resultado favorable o simplemente a satisfacer la
necesidad de agredir.

El
escolar es víctima de burlas o agresiones, en forma continua, con miras a
provocar su exclusión del grupo  escolar
o social de la víctima,  y
desafortunadamente hay casos en que los padres no están atentos a los indicios
de dichas conductas en sus pequeños, quienes además de ser vulnerables a las
enfermedades, también pueden ser sujetos de afecciones emocionales a causa del
bullying.

El
área de psiquiatra del Hospital General (HGR) No. 220 del Instituto Mexicano
del Seguro Social (IMSS) Estado de México Poniente indicó que la escuela es el
espacio donde los niños y niñas son más susceptibles de agredir y ser
agredidos, pues es cuando el niño comienza a desarrollar su sentido de
pertenencia, a tener amigos y buscar la aceptación de sus pares.

Los
especialistas del IMSS señalaron que en este tipo de conducta existen agresores
y víctimas. Ambos presentan características distintivas. Los primeros
normalmente proceden de una situación social negativa, es decir que presentan
desde sus hogares una ausencia de relaciones afectivas, cálidas y seguras, por
parte de los padres, especialmente de la madre. Tienen dificultad para acatar
reglas y límites, en ocasiones son niños que en sus propios hogares son
abusados verbal y físicamente (golpes).

Por
otra parte, la víctima suele presentar dificultad de comunicación y baja popularidad, mantiene una
conducta pasiva, tiene miedo
ante la violencia y manifiesta constantemente vulnerabilidad, ansiedad,
inseguridad y baja autoestima, tiene dificultad para relacionarse con
compañeros de su misma edad  pero
presenta gran afinidad con los adultos, relacionada con una posible sobreprotección por parte de la
familia.

El
bullying suele incluir conductas como burlas, amenazas, agresiones físicas y
aislamiento y tiende a originar problemas como la pérdida de confianza en sí
mismo y en los demás, la disminución del rendimiento escolar, la dificultad
para lograr objetivos y aumento de los problemas y tensiones.

Con
respecto a la delegación, los médicos indicaron que los problemas asociados al
bullying son complicados de diagnosticar, 
ya que debido al desconocimiento o falta de atención de los padres, es
poco común que se acuda a solicitar apoyo terapéutico o emocional para los
niños y niñas que sufren de maltrato.

En
este sentido, exhortaron a los padres de familia y profesores a estar atentos
ante cualquier cambio de actitud de los pequeños, que pueden incluir: cambios
de humor, tristeza, llantos o irritabilidad, pesadillas, cambios en el sueño
y/o apetito, dolores de cabeza o de estómago, aparición frecuente de golpes,
rasguños o moretones, pérdida o daño en sus pertenencias como ropa, lentes,
material escolar y desinterés por ir a la escuela o relacionarse con sus
compañeros.

Finalmente, los
especialistas del IMSS recomiendan a los padres de familia privilegiar la
comunicación abierta y sensible con los niños y niñas, favorecer su expresión e
individualidad, mantener una relación cercana entre padres de familia y
maestros, como la mejor manera de prevenir conductas antisociales y ante
cualquier duda, acudir a su Unidad de Medicina Familiar , donde le pueden
orientar sobre los servicios que ofrece el Seguro Social para tratar este y
otros padecimientos de la conducta.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Cámara de Diputados organizó el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”

LaSalud.mx.- Al inaugurar el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”, la presidenta de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *