En el año 2020 la depresión será la enfermedad más discapacitante del planeta

SanaMente.mx.- Poca concentración, distracciones, insomnio, olvidos, errores cada vez más comunes en diferentes ámbitos y falta de seguridad para tomar decisiones, son algunos de los síntomas que van más allá de que la persona “no traiga las pilas bien puestas”, pues pueden ser consecuencia de la depresión, una condición que afecta la salud en diversas esferas debido a que impide realizar las labores cotidianas.

La depresión pronto podría convertirse en la enfermedad más discapacitante del planeta. La Organización Mundial de la Salud calcula que en 2020 será la primera causa de años saludables perdidos en países desarrollados y la segunda causa en países de ingresos medio y bajo. En México, se estima puede afectar entre cinco y 11 por ciento de la población, de la cual más de la mitad no recibe tratamiento médico alguno.

De acuerdo con Alan Barrell, médico psiquiatra, lo más importante es entender que la depresión no es un estado de ánimo sino una enfermedad que puede atacar a cualquier persona y está asociada a una variedad de síntomas emocionales, neuropsicológicos y físicos.

Uno de los mayores problemas, comentó, es que el padecimiento va acompañado de una serie de estigmas debido a cuestiones socioculturales propias de la idiosincrasia mexicana. Ejemplificó que en el caso de las mujeres está más permitido el llanto y cuentan con la permisividad social de mostrar su padecimiento, sin embargo, para los hombres es más complicado debido a que existen prejuicios: a un hombre que llora se le cuestiona públicamente, lo cual provoca que se torne intolernte o agresivo, provocando que tenga cuatro veces más riesgo de accidentarse que si está tranquilo y bajo control.

Asimismo, indicó que es un mito que la depresión sea pasajera. Por el contrario, afirmó que puede durar muchos años. Reflejo de esto es que en México pasan entre ocho y 12 años antes de que una persona sea diagnosticada y atendida por un especialista.

Añadió que algo que afecta la salud de dichas personas es el estigma alrededor de la enfermedad debido a que no se le conoce a fondo, y a quienes la presentan se les conoce como débiles de carácter, pesimistas o frustrados.

La depresión

La depresión responde a una alteración en el funcionamiento de los neurotransmisores como la serotonina, una sustancia química que controla el estado de ánimo, el sueño, el impulso sexual y el apetito. Su identificación puede no ser fácil ya que puede estar escondida detrás de un comportamiento distinto a la norma o se refleja en alguien que no puede convivir o estar con los demás.

El especialista aclaró que la tristeza normal tiene un origen claro y no afecta el funcionamiento regular de la persona, sin embargo, la depresión sí acarrea consecuencias que en caso de agravarse derivan en autolesiones, pensamientos suicidas y el suicidio.

Por su parte, Marco López Buitrón, ex director del Hospital de Psiquiatría Fray Bernardino Álvarez, mencionó que la depresión se traduce en conflictos interpersonales en diferentes ámbitos, además de que es crónica y los medicamentos no suelen darse por tiempo suficiente, lo cual impide que el individuo alcance un estado de salud mental y emocional óptimo.

Sexualidad y tratamiento

La depresión también provoca falta de deseo sexual debido a una disminución de la libido y el interés y el gusto por experimentar placer. A nivel fisiológico, en las mujeres, la consecuencia es que si no hay excitación, no se reblandecen las paredes vaginales y no hay lubricación. En el caso de los hombres, puede acarrear alteraciones en la erección y la eyaculación. Además, el acto sexual puede ser doloroso debido a que no hay placer ni la suficiente excitación.

Para los especialistas, hoy en día, una de las máximas preocupaciones a nivel médico es que los medicamentos para atender el trastorno permitan al individuo retomar sus actividades cotidianas e incluso esa capacidad de experimentar placer.

Los tratamientos buscan reducir el problema de la falta de serotonina en el cuerpo a fin de que las neuronas puedan comunicarse entre sí mediante la generación de dicha sustancia.

A diferencia de los tratamientos tradicionales cuyos mecanismos de acción facilitan la generación de serotonina a gran escala, investigadores del Instituto Lundbeck de Dinamarca han desarrollado un tratamiento: los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, cuyo mecanismo de acción bloquea la recaptación de la serotonina y equilibra los niveles del neurotransmisor a fin de que el cerebro envíe y reciba mensajes químicos que ayuden a mejorar el estado de ánimo. Uno de los beneficios, a diferencia de otros antidepresivos, es que contrarresta la disminución del apetito sexual y ayuda a la recuperación de la vida erótica del paciente.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Cámara de Diputados organizó el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”

LaSalud.mx.- Al inaugurar el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”, la presidenta de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *