¿Cómo saber si mi hijo tiene depresión?

“Al igual que muchos diagnósticos en psiquiatría, la palabra “depresión” tiene usos comunes y específicos. Los niños pueden quejarse de “sentirse deprimidos” después de una ruptura romántica, o después de no ser elegidos para formar parte del equipo escolar, pero tienden a salir, relativamente rápido, del caos en el que se encuentran. En estos casos, simplemente ellos están usando una palabra común con connotaciones médicas.

Esto puede llevar a una confusión y problemas de comunicación cuando se trata de depresión clínica. La depresión es un diagnóstico médico grave, aunque extremadamente tratable. Los niños deprimidos pueden tener retraso en su desarrollo, son más vulnerables a traumatismos y abuso de sustancias, e incluso pueden estar en peligro de cometer suicidio. 

¿Qué es la depresión?

La depresión es un síndrome caracterizado por un estado de ánimo triste persistente o a veces de ánimo irritable. Al hacer el diagnóstico, los médicos a menudo se refieren a los síntomas de depresión que son neurovegetativos. Estos incluyen falta de sueño, disminución del interés en cosas que antes eran de interés para la persona, poca energía, sentimientos de culpa, pérdida de esperanza y cambios en el apetito.

Además, las personas deprimidas pueden sostener sus cuerpos de manera diferente, a veces apenas moviéndose, y otras veces, demasiado inquietas. Los pensamientos y comportamientos suicidas son los signos más alarmantes, aunque no es necesario ser suicida para estar deprimido. En general, un individuo necesita experimentar un estado de ánimo deprimido, así como cinco síntomas neurovegetativos para ser diagnosticado con depresión clínica. Es importante recordar que algunas de estas características pueden cambiar; sin embargo, si alguien que conoce a una persona que sufra de alguno de estos síntomas de depresión, se recomienda consultar con un médico.

La Asociación Mexicana de Psiquiatría Infantil (AMPI), estima que el 12% de menores de edad son afectados por problemas psicológicos de distinto tipo. El problema más frecuente es la ansiedad, que afecta al 12% de la población infantil. La depresión representa el 10% (2% en niños y 8% en adolescentes), mientras que el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) se presenta en el 4% de los infantes.

¿Cómo se ve la depresión?

Los especialistas de Massachusetts General Hospital, el hospital n.1 en investigación médica de los Estados Unidos y el único reconocido en las 14 especialidades clínicas evaluadas por U.S. News, sostienen que debido a que los niños cambian tanto a medida que crecen, los síntomas de depresión en los jóvenes pueden verse diferentes a los síntomas de depresión en adultos, o incluso comparados con otros niños de diferentes edades.

Se agrega a esto lo que tal vez sea el dilema más obvio: los adolescentes deprimidos a menudo tienen síntomas de depresión atípicos. En lugar de sentirse tristes, pueden sentirse irritables. En lugar de perder el apetito, pueden desear más alimentos ricos en carbohidratos. En lugar de tener dificultades para dormir, pueden dormir todo el tiempo. También pueden manifestar su irritabilidad, con frecuencia, en forma de extrema sensibilidad a las críticas.

Entonces, un niño o adolescente cansado, sensible, irritable, y que come comida chatarra podría estar deprimido, no sólo estar comportándose como un típico adolescente. Es por eso que el problema de los trastornos del estado de ánimo entre los adolescentes puede ser confuso. Se estima que dos de cada 10 niños y jóvenes que viven en la Zona Metropolitana en México presentan síntomas relacionados con la depresión.

Los buenos médicos pasarán una buena cantidad de tiempo separando los desafíos normales del desarrollo adolescente, de la depresión clínica; información como el historial genético familiar y la pérdida de interés en actividades que antes disfrutaban son pistas importantes que ayudan al médico a hacer el diagnóstico adecuado.

A pesar de las diferentes formas en que la depresión puede verse en los jóvenes, en cuanto a la depresión en niños hay algunas generalizaciones:

  • Los niños más pequeños deprimidos suelen expresar más quejas físicas que los adolescentes con la misma condición.
  • Los dolores de cabeza o de estómago son comunes entre los pre adolescentes deprimidos.
  • Los niños más pequeños a menudo exhibirán mayor ansiedad por separación.
  • Cerca de la adolescencia, los que sufren de depresión clínica, comienzan a parecerse a los adultos con la misma enfermedad, con la excepción de que en general, experimentan más de los síntomas de depresión atípicos mencionados anteriormente.
  • Los adolescentes tienen más probabilidad de pensar seriamente en el suicidio.

Te puede interesar…

Para complicar más las cosas, los estudios demuestran de manera bastante consistente que los padres a menudo no son conscientes de que sus hijos adolescentes se encuentran deprimidos. Los niños hacen todo lo posible para pretender que están bien debido a las presiones sociales. Una persona con conocimiento de depresión clínica, le hará preguntas directas al adolescente sobre la experiencia de la depresión.

La proporción de niños y niñas con depresión también cambia a medida que los niños crecen. Los preadolescentes tienen tasas similares entre niños y niñas, pero durante la adolescencia, las niñas con depresión superan en número a los niños 2 a 1, y esta proporción persiste hasta la edad adulta. La mayoría de los médicos e investigadores consideran que las diferencias biológicas y culturales entre los diferentes grupos de edad, y entre niños y niñas, juegan un papel en estas variaciones demográficas.

Finalmente, y muy importante, un estado de ánimo deprimido puede representar trastornos psiquiátricos y médicos distintos de la depresión clínica.

Un niño puede estar sufriendo de trastorno de estrés post traumático o experimentando una reacción de adaptación a un evento difícil de la vida, como por ejemplo, la muerte de un miembro de la familia. Además, el estado de ánimo deprimido también puede representar un síntoma de una enfermedad física como enfermedad tiroidea, anemia, mononucleosis o como resultado de desnutrición en condiciones como la anorexia nerviosa.

¿Cómo se trata la depresión?

El tratamiento de la depresión clínica incluye tanto psicoterapia como medicamentos. Muchos casos de depresión en niños necesitan consejería o soporte emocional, durante el cual el consejero ayuda al niño a comprender y hacer frente a sus sentimientos. La psicoterapia familiar y la psicoeducación de la familia, en cuanto a los síntomas de depresión y circunstancias que pueden agravar o contribuir a los síntomas que experimenta el niño o adolescente, también son útiles.

Los medicamentos más comúnmente recetados son los antidepresivos, especialmente medicamentos conocidos como los “Inhibidores de la Recaptación de la Serotonina” (ISRS). Estos medicamentos carecen de los efectos secundarios de los antidepresivos más viejos, e incluyen agentes como fluoxetina (Prozac), sertralina (Zoloft), escitalopram (Lexapro), fluvoxamina (Luvox) o citalopram (Celexa). Cualquiera de estos medicamentos es efectivo para la depresión clínica, aunque algunos niños pueden responder a un medicamento más que a otro, debido en parte a las características específicas de cada subtipo de antidepresivo, o de la tolerancia a cada medicamento.

Además de los inhibidores de la recaptación de serotonina, otros medicamentos efectivos para el tratamiento de la depresión clínica incluyen el bupropion (Wellbutrin) y venlafaxina (Effexor), entre otros. Una combinación de psicoterapia y medicamentos suele ser el régimen de tratamiento más útil en el tratamiento de depresión en niños y adolescentes.

DZ

Para saber más…

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Investigadores buscan determinar la eficacia del tratamiento antidepresivo

Más del 33% de las personas diagnosticadas con trastorno depresivo mayor no responden de forma …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.