La tomografía de 64 cortes, estudio fundamental para salvar vidas

En el Centro Médico ABC este estudio es realizado por personal certificado a nivel internacional, además de que un equipo multidisciplinario valida el reporte del estudio

Acorde a su compromiso con la atención integral y la seguridad que ofrece a sus pacientes, el Centro Médico ABC incorpora a sus servicios de diagnóstico el Tomógrafo de 64 Cortes, cuya oportunidad y precisión en las imágenes que obtiene lo coloca una vez más a la vanguardia en la atención de enfermedades y  accidentes,  donde el tiempo de respuesta médica es vital para no comprometer la vida de los pacientes con la realización de estudios diversos.

A nivel mundial se ha comprobado que es la opción para el diagnóstico puntual de todo tipo de padecimientos infecciosos, neuronales, detección de tumores, procesos inflamatorios y malformaciones congénitas, destacando particularmente sus altos beneficios en la detección y atención oportuna  de enfermedades cardiovasculares.

El campo y las aplicaciones del Tomógrafo de 64 Cortes abarcan todo el cuerpo y en la actualidad constituyen una verdadera revolución tecnológica aplicada al campo médico con altos estándares de beneficio y oportunidad, explicó el doctor Jorge Vázquez Lamadrid, Jefe Corporativo de la División de Radiología e Imagen del CMABC.

Este estudio, abundó Vázquez Lamadrid,  ha sido reconocido por la Asociación de Cáncer de los Estados Unidos como un método de detección oportuna de este padecimiento al igual que los estudios endoscópicos.

En la experiencia del Centro Médico ABC, la determinación de practicar una tomografía de 64 cortes está estrechamente ligada con la atención inmediata y precisa de un padecimiento y en casos de accidentes, el estudio hace la diferencia entre la vida o muerte de los lesionados.

%u201CEste método de imagen ha impactado de manera importante en cuanto al apoyo para el diagnóstico clínico, ya que cuando un paciente llega a urgencias por un accidente automovilístico, se le practica una tomografía en un mínimo de tiempo y se visualiza en su conjunto el cuerpo para atender con prioridad aquellos órganos que a simple vista no se ven, pero que comprometen la vida del paciente como sería la perforación del bazo%u201D, explicó.

Operado a partir del suministro de dosis mínimas de radiación que no causan efectos colaterales en los pacientes, el equipo computarizado ofrece alrededor de 400 imágenes tridimensionales del cuerpo en su totalidad o del órgano interesado en analizar, obtenidas en cuatro segundos de exposición.

Dada la complejidad del corazón para ser estudiado en forma directa y en poco tiempo, la tomografía de 64 cortes posibilita al equipo médico una visión del órgano en su conjunto, pero además le da imágenes por separado de su masa muscular, de las arterias y los vasos para verificar una posible obstrucción.

Para diagnosticar enfermedades cardiovasculares de manera tradicional se somete al paciente a largos y traumáticos estudios, además de que el médico no tiene la posibilidad de conocer anatómicamente el corazón en sus tres dimensiones como ahora ocurre en el CMABC que cuenta con este sofisticado equipo y personal calificado para su operación.

La tomografía de 64 cortes al poderse coordinar con el estímulo eléctrico del corazón (electrocardiograma), permite obtener múltiples imágenes en los diferentes momentos del ciclo cardiaco, durante la evaluación de post-procesamiento es posible visualizar el órgano en 3 dimensiones y en movimiento (cine) en sus diferentes momentos al contraerse (sístole) o expandirse (diástole), así como en cualquier momento intermedio, la extraordinaria definición submilimétrica permite también la reconstrucción de vasos pequeños como los coronarios y sus ramas, siendo posible la navegación virtual por el interior de ellos.

LA TECNOLOGÍA AL SERVICIO DE LA SALUD

El Tomógrafo de 64 Cortes en su funcionamiento se asemeja a una rebanadora del cuerpo que disecciona el área de estudio en imágenes submilimétricas, obtenidas de un paciente al que se le administra una sustancia de contraste –generalmente yodo–, para posteriormente ser desplazado por el centro de un círculo que está provisto de orificios de donde emana la energía que atraviesa el cuerpo y registra sus hallazgos en imágenes que son enviadas en una terminal computarizada.

Una vez concluido el estudio que no rebasa los diez segundos, el equipo multidisciplinario integrado por el médico radiólogo 

Acerca Redacción

También te puede interesar

Cámara de Diputados organizó el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”

LaSalud.mx.- Al inaugurar el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”, la presidenta de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *