Graves consecuencias sufren niños por estrés infantil.


  • Ambientes rígidos y exigencia excesiva, factores que
    condicionan estrés
  • Al identificar las circunstancias que afectan al
    pequeño, especialistas del Seguro Social sugieren algunos ajustes en el
    entorno

Gastritis,
hipertensión, poca confianza en sí mismos, agresividad, desobediencia y hasta
ideas suicidas, son algunas de las consecuencias que cinco de cada diez niños
pueden presentar por estrés infantil. Por ello, especialistas del Instituto
Mexicano del Seguro Social (IMSS) exhortan a los padres de familia a permanecer
atentos y vigilar muy de cerca a sus hijos, sobre todo en este regreso a
clases.

El estrés es una reacción que se produce por situaciones que el niño no puede
controlar y que alteran su equilibrio; generalmente se desarrolla por ambientes
rígidos y de alta exigencia o sobredemanda para el menor, afirmó el psiquiatra Miguel
Ángel Jiménez Sanjuán, jefe del Servicio de Higiene Mental del Hospital General
del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza.

Este padecimiento,
explicó el especialista, se manifiesta en diversos aspectos, como en el
educativo, donde a los niños se les abruma con mayor información y se les
somete a exámenes exhaustivos, tareas escolares inalcanzables, agotadoras, que
lo llevan al punto donde las calificaciones y trabajos son más importantes que
el propio aprendizaje.

A esto se suma la
falta de reconocimiento, desatención, no premiar sus logros, incluso, muchas
veces el niño no responde de la manera que esperan sus padres, familiares o
maestros, abundó.

El psiquiatra del
Seguro Social comentó que el bajo rendimiento escolar, molestar a otros niños,
preocupación, necedad y perturbaciones del sueño, son algunos signos
emocionales que deben alertar a los padres sobre la presencia del estrés
infantil.

El doctor Jiménez
Sanjuán precisó que no sólo a nivel emocional se presentan cambios; también se
dan manifestaciones físicas como: dolores de cabeza y estómago; mojan la cama,
por primera vez o de manera recurrente; se muerden las uñas o arrancan el
cabello y, en algunos casos, hay disminución del apetito o alteración en los
hábitos alimenticios.

Destacó que en el
servicio de Higiene Mental del CMN La Raza, los niños y sus familias son
valorados por especialistas, quienes determinarán qué circunstancias son las
que afectan al pequeño y se sugieren algunos ajustes en el entorno.

El especialista del
Instituto Mexicano del Seguro Social recomendó a los padres de familia conocer
bien a sus hijos, analizar sus debilidades y fortalezas, entender los límites
que tienen, no exigirles más allá de lo normal y, sobre todo, que exista una
comunicación y comprensión entre las dos partes, lo que ayudará a generar un
ambiente de armonía y sano desarrollo para los niños.

Finalmente, destacó
que al observar modificaciones en la conducta de los menores, es importante
acudir con los especialistas del IMSS para determinar las circunstancias que
perturban al pequeño y prescribir el tratamiento más adecuado.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Síndrome de Burnout y agotamiento emocional impactan salud de médicos y enfermeras tras pandemia

LaSalud.mx.- Es preciso atender salud mental de trabajadores del sector salud, quienes a diez meses …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *