Agotamiento profesional, causa del Síndrome de Burnout

El Síndrome de Burnout (vocablo inglés que significa “ estar quemado”) también conocido como síndrome de desgaste profesional u ocupacional, es un padecimiento que se suele presentar en aquellas situaciones laborales en las que los excesivos niveles de exigencia son un hábito inconsciente e incluso socialmente valorado.

Luis Sergio Ponce Guadarrama, psiquiatra adscrito al Hospital General Regional (HGR) No. 220 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la Delegación Estado de México Poniente, indica que este síndrome que incluye fatiga crónica, ineficacia, insomnio, depresión y negación de lo ocurrido, es una respuesta prolongada del cuerpo y la mente al estrés emocional e interpersonal que se presentan en el trabajo.

El médico del IMSS indica que quienes se dedican a la docencia, el deporte profesional, operación de centros de atención telefónica, actividades de ventas, y en general trabajos de alto contacto con personas con horarios excesivos o impredecibles, son más susceptibles a generar el desgaste profesional.

Asimismo, señala que este padecimiento es más común en personas altamente calificadas, que muestran gran compromiso con sus responsabilidades laborales. Comúnmente este tipo de personas ponen en segundo lugar a su familia, amigos, y gustos personales por cumplir con los objetivos de su profesión.

Aunque este síndrome se da mayormente en el ámbito laboral, también pueden aparecer casos de Burnout o desgaste en estudiantes, quienes por presión de la familia o por cumplir con los requisitos de una beca, se sienten agobiados en las temporadas de exámenes y entrega de trabajos.

Ponce Guadarrama resalta que pocos pacientes son diagnosticados con el Síndrome de Burnout pues justamente por sus horarios y el nivel de ocupación, raramente destinan tiempo al cuidado de su salud o no le dan la importancia debida, pensando que se les pasará.

Las consecuencias en la salud de este padecimiento pueden ser muy graves: como el deterioro en las relaciones interpersonales, desgaste o pérdida de la empatía, ira, frustración, depresión, insomnio crónico e incluso graves daños cerebrales o cardiovasculares, como infartos aparentemente sin antecedentes y a temprana edad.

Los especialistas del IMSS indican que lo más recomendable para evitar el estrés que desencadena este tipo de padecimientos, es establecer prioridades y fijarse metas reales que puedan ser desarrolladas a un ritmo que no implique desgaste emocional excesivo.

Contar con una agenda y plan de vida ayuda a organizar mejor los tiempos.

Por ello, es recomendable que ante síntomas de frustración, desgaste, aburrimiento, depresión o ansiedad, se acuda al médico quien diagnosticará si el padecimiento ha llegado a un grado severo que ponga en riesgo la salud y calidad de vida del paciente.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

La migraña es una enfermedad neurológica que va más allá de un dolor de cabeza

La empresa cumple más de 30 años de haber consolidado una de las áreas terapéuticas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *