La relación madre hijo

Dra. Mixtli Yoalli Zapien Garcia

Sanamente.mx.– La relación madre – hijo es un vínculo importante del desarrollo que se va creando desde el momento mismo del embarazo, (y nos atreveríamos a decir y en algunos casos que desde que se plantea la posibilidad de ser mamá). Durante el embarazo mamá va imaginando y fantaseando como será el hijo que espera, depositando en ello grandes expectativas e ilusiones, y en algunos casos, este periodo de nueve meses  va a permitir tanto a mamá como a  papá prepararse física y  psicológicamente para la llegada del bebé.

Durante el embarazo, existe un proceso adaptativo a la noticia “Voy a tener un hijo”, durante el cual existe gran ternura y apego hacia dicha condición y con el paso del tiempo fortalecerá el vínculo madre-hijo. Asimismo se hacen presentes grandes cambios en el cuerpo de la mamá que conllevan una gran variabilidad en los estados de ánimo. Es así que se  comienza a reconocer  que en unos pocos meses el bebé nacerá, cuando se experimentan los primeros movimientos del bebé. Finalmente  se empieza a experimentar  al futuro hijo como a un individuo

De tal forma que cuando llega el tan esperado momento del parto, la mamá  ya está preparada para afrontar la separación anatómica y la adaptación al bebé que espero, durante esos largos meses, es así y mediante contacto de los sentidos se fortalecerá aún más el  vínculo antes mencionado.

Durante dicha relación, habrá ocasiones en donde mamá requiera separarse de su hijo. En la mayoría de los casos, la separación permitirá al niño el desarrollo de su autonomía.Sin embargo, hay veces que la separación  puede tener un efecto adverso sobre el niño y la madre y así dificultar el proceso de  individuación en el pequeño.

Es normal que ante la separación surja una  sensación de angustia, ya que el bebé depende totalmente de la persona que lo cuida y protege. En términos sociales, la forma que se maneja la situación ante la separación dependerá de la cultura, de tal forma que hay países donde se enfatiza la autonomía desde muy temprano, pero en otras culturas como la nuestra el bebé se separa muy poco de la madre.

Por lo general los bebes suelen mostrar las primeras señales de  angustia hacia  los 8 meses de edad,  y entre 12 y 18 meses. Cuando los padres  dejan al niño para irse a trabajar, cuando el niño repentinamente no ve a los padres físicamente, cuando van a realizar un pendiente,  por las noches  al acostarse en la cuna o dejarlo en el cuarto contiguo a los padres.

Esta etapa es normal en el desarrollo y pasará eventualmente si tanto madre como hijo están preparados emocionalmente. Es la actitud de la madre quien favorece el proceso de separación- individuación y la angustia en el niño solo demuestra la presencia de la relación cercana con la madre.

A menudo al dejar  o despedirse de los hijos y verlos llorar  o sujetarse a las  piernas, provoca muchas dudas e inquietudes acerca de la labor maternal; se pensara si está haciendo bien o puede sentirse culpa por tener que dejar a los hijos por un tiempo prolongado,  sintiéndose insegura y manifestando una actitud hacia el hijo que entorpecerá la separación.

Muchos van a ser los momentos de separación por lo que es importante que la madre  manifieste una actitud de seguridad y confianza hacia el hijo.

La separación le da herramientas  y recursos personales al pequeño que le permitirán desarrollar su autonomía y tener los recursos emocionales para enfrentarse a otras separaciones

Dra. Mixtli  Yoalli Zapien Garcia

Mtro. Diego Medina Lomelí

TEL: 63 03 23 20

CEL: 044 55 3900 9003

Web: www.psicoperfiles.com

Correo: psicoperfiles@hotmail.com

Facebook: psicoperfiles

 

Acerca Redacción

También te puede interesar

Cámara de Diputados organizó el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”

LaSalud.mx.- Al inaugurar el Parlamento Abierto “Un nuevo modelo de Salud Mental”, la presidenta de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *