¿Sabías que el sistema de audición cuenta con su propio método natural de aseo?

Existen muchos mitos acerca del cuidado y la limpieza correcta de los oídos, pero intervenir en este órgano de forma artificial, sin los cuidados necesarios, puede ocasionar graves lesiones, como inflamación, obstrucción e incluso perforaciones.

El oído cuenta con un sistema de higiene natural a través de sus folículos pilosos y glándulas productoras de aceite ceroso, por tanto, utilizar hisopos, bastoncillos con algodón, aceite e incluso algunos preparados caseros, resulta innecesario y riesgoso para la salud.

La doctora Alma Pesquera Romero, encargada del gabinete de Audiología y Otoneurología del Hospital General Regional (HGR) No.1, Doctor Carlos Mac Gregor Sánchez Navarro, del IMSS, comentó que: %u201Clos oídos se limpian con los codos%u201D, para destacar que nunca deben introducirse cuerpos extraños en el oído.

Dijo que la oreja o pabellón auricular y el conducto auditivo externo forman parte del oído externo, cuya funcionalidad es captar, orientar y amplificar las ondas sonoras que se perciben. Debe lavarse externamente, como se realiza con otras partes del cuerpo, sin introducir ningún objeto, incluso si están cubiertos con algodón.

El sistema natural de limpieza del conducto auditivo externo es a través de las glándulas que producen el cerumen o cerilla, cuya función es impedir el paso del polvo o algún insecto, protegiendo al tímpano. Al utilizar un hisopo para pretender limpiarlo se empuja el cerumen hacia dentro formando una serie de tapones compactos que producirán molestias que van desde disminución auditiva hasta zumbido y dolor en el oído.

Recomendó evitar no sólo el uso de los hisopos para limpiar los canales auditivos, sino introducir llaves, puntas de lápiz o pasadores para el cabello. Advirtió que hay un alto riesgo de lastimar el tímpano, incluso de perforarlo, lesión irreversible que sólo puede corregirse por medio de una cirugía.

Dijo que para limpiar el pabellón auricular u oreja, no es necesario ponerla bajo el chorro de la regadera, hábito que también puede dañar el conducto auditivo basta hacerlo con la punta de la toalla después del baño.

La especialista dijo que una de las preocupaciones de las madres es realizar la higiene de los oídos a sus bebés, por lo frágiles que son. Ésta debe hacerse justamente cuando el bebé toma su baño. Se procede lavando sin jabón y secando muy bien las curvaturas de la oreja con una toalla delicada, pero por ningún motivo, debe introducirse objeto alguno.

La doctora Pesquera Romero exhortó, que si tiene molestias en el oído como secreción inusual de cerilla, comezón o supuración, debe consultarse al médico y no aplicar gotas o algún remedio casero.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Problemas del sueño en personas con autismo

El trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno cerebral que afecta a la comunicación y a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *