Alrededor de 9 por ciento de la población padece depresión en algún momento de su vida.

En México, en los últimos años se ha detectado un incremento de la depresión en jóvenes, debido, entre otras causas, a la desintegración familiar y al consumo de sustancias adictivas, y este problema puede terminar en suicidio.
 
En entrevista, Martha Ontiveros, Subdirectora de Hospitalización del Instituto Nacional de Psiquiatría %u201CRamón de la Fuente Muñiz%u201D, subrayó la necesidad de que los padres de familia observen en su hijo si hay cambios de conducta, de rendimiento escolar, falta de energía, además de que permanentemente esté irritado, de mal humor o pelee con todas las personas que lo rodean.
 
Precisó que los padres de familia deben estar todavía más pendientes si sus hijos tienen alguna particularidad, alteración psicológica, problema de lenguaje o Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), debido a que son más propensos a padecer discriminación y con ello a deprimirse porque viven constantemente la agresión.
 
Explicó que mientras más apego o fuerte sea el lazo afectivo, de tal forma que permita el desarrollo del menor durante su vida hasta llegar a la edad adulta, tendrá mayor fortaleza y disminuirá la posibilidad de depresión.
 
Informó que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica, alrededor de 9 por ciento de la población de 18 a 65 años padece depresión en algún momento de su vida, y la cifra es similar en menores de  edad. Sin embargo, hay más niños que niñas con ese padecimiento, debido a que el TDAH es más común en el sexo masculino.
 
En el mundo, en promedio 12 por ciento de la población sufre depresión. Por sexo, de 2.5 a 5% de hombres se deprime, mientras que en  mujeres es de 5 a 12 por ciento, es decir, dos mujeres por cada hombre y esa diferencia se da a partir de los 13 o 14 años de edad, ya que los cambios hormonales contribuyen a que las mujeres la padezcan más.
 
La especialista mencionó que el desarrollo de la depresión requiere varios factores, entre los que sobresalen la vulnerabilidad genética, es decir, antecedentes familiares, que se combinan con situaciones difíciles, presiones económicas, de pareja y laborales, pero incluso, quienes traen el gen de la depresión, aunque tengan una vida tranquila se pueden deprimir y la posibilidad aumenta si los dos padres sufrieron la enfermedad.
 
Una persona puede sospechar que padece depresión si está triste la mayor parte del tiempo, se despierta con mucha ansiedad, está preocupado siempre, tiene disminución de apetito, de peso, dificultad para conciliar el sueño, fatiga, sentimientos de culpa, baja autoestima, falta de energía, desesperanza e ideación suicida.
 
Comentó que en México se cuenta con medicamentos altamente efectivos, sin embargo, de cada cinco pacientes deprimidos, sólo un recibe tratamiento adecuado, es decir, 20 por ciento, debido a mitos o prejuicios hacia el tratamiento psiquiátrico porque se considera sinónimo de locura. Sin embargo, los psiquiatras son quienes tienen el entrenamiento adecuado para dar psicoterapia y medicamentos.
 
Otro factor que inhibe al paciente a tener un tratamiento adecuado, dijo, es el tiempo prolongado que se requiere tomar los medicamentos, de entre 12 y 18 meses cuando se trata del primer episodio; de hecho, para que empiece a actuar el antidepresivo, debe pasar dos o tres semanas. 

En ese sentido, subrayó la dificultad del apego al tratamiento, porque al año de haberlo iniciado, menos de la mitad lo continúa.
 
Al referirse a la depresión femenina, comentó que los síntomas son atípicos porque en lugar de manifestar disminución de apetito, de peso e insomnio, éstos aumentan, además de que es más común en los meses de invierno cuando baja la intensidad de la luz solar.
 
Finalmente, señaló que otro tipo de depresión es la que se presenta después del parto, en la cual las mujeres en lugar de pensar en suicidarse, tienen ideación homicida hacia el bebé, porque ven la vida de manera muy negativa.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Problemas del sueño en personas con autismo

El trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno cerebral que afecta a la comunicación y a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *